Besiege: ingeniería medieval y armas de asedio

Besiege: ingeniería medieval y armas de asedio

Besiege es un juego teórico sobre la ingeniería de armas de asedio medieval. Pero piensa en ello como una metáfora del proceso creativo. Comienza con inspiración y creatividad.

No esperes un battle royal o darte de balas y granadas con otros si eso buscas quizá este juego no es para ti.

Piensa por ejemplo en como crear una plataforma de artillería móvil con siete cañones que corren a lo largo de una viga ajustable manualmente para derribar dirigibles de madera… te sonó a chino ok pero es así para pasar los niveles tienes que crear tus propias armas de asedio para destruir lo que te pongan en frente.

Con eso, coges tu martillo virtual y te pones a montar tu ridículo artilugio de la muerte, alimentado por la emoción de la creación temprana.

Martillarás el armazón, alinearás las ruedas, colocarás el bloque de dirección y te prepararás para alinear los cañones.

Esto es todo, tu obra maestra. La historia te recordará por esto.

Besiege estructura
Besiege estructura

 

Luego te darás una bofetada en la frente. ¡Olvidaste añadir un pivote para ajustar la puntería vertical!

Lo arreglas, pero ahora tu vehículo es más alto de lo que el nivel permite, así que tienes que reducir la altura total, lo que también significa aumentar la potencia de tus cañones para que su tiro llegue a su objetivo.

besiege-construir

Por último, sales del modo de construcción y pulsas “play”.

Mueves la máquina a su posición y disparas, en cuyo momento la fuerza de tus cañones destroza la máquina, y ésta se derrumba en un montón de astillas y llamas.

¡Felicidades! Acabas de terminar tu primer borrador. Ahora, para convertir ese humeante lío de ideas en algo que realmente funcione.

Tu lado medieval constructivo y destructivo

Por supuesto, “Besiege” no es el primer juego que hace esto. Juegos como Crazy Machines y Kerbal Space Program permiten a los jugadores darse un capricho científico, construyendo artilugios muy ambiciosos antes de rascarse la cabeza y murmurar “quizás un poco más de estabilidad” mientras tu catapulta se hace pedazos.

Sin embargo, mientras que Kerbal Space Program es un festín de ciencia de cohetes, Besiege es más como tapas de ingeniería, dividiendo su desafío en pequeños, pero no menos sabrosos bocados.

La premisa recuerda vagamente a Dungeon Keeper. El asedio te apunta hacia un reino de fantasía perfectamente agradable y te ordena que lo arruines completamente.

Sólo que en lugar de construir mazmorras, estás construyendo armas de asedio. Este reino está dividido en cuatro reinos separados, cada uno de los cuales comprende alrededor de una docena de niveles individuales.

Estos niveles son dioramas de la muerte bellamente presentados, con un puñado de detalles ambientales delicadamente pintados sobre un fondo liso y azulado.

Cada nivel presenta un objetivo simple, comenzando con la destrucción de una casa.

El área de la construcción se perfila delante del objetivo, dentro de la cual hay un único cubo de metal que formará el centro de su artilugio.

Dirigiéndose a la victoria

Aprender a crear vehículos dirigibles es una habilidad clave en “Besiege”. Aquí hay varios enfoques diferentes que tienes que tomar en cuenta para la correcta ejecución de tu arma de asedio.

Besiege, arma de asedio
Besiege, arma de asedio

Dirección de bisagra

Aquí, las ruedas delanteras son controladas por bisagras ajustables. Este es el modelo de dirección más flexible, pero es difícil de controlar y se rompe fácilmente.

Dirección de fuerza opuesta

Aquí, hay dos juegos de ruedas. Las ruedas interiores proporcionan tracción, mientras que las exteriores tienen círculos de giro opuestos, lo que hará que el vehículo gire en círculos. Esto da un control preciso del motor, pero la máquina sólo puede girar cuando está parada.

Dirección de par

Una rueda cargada por lastre se sienta encima de la máquina, generando par cuando gira. Esto le permite girar y moverse simultáneamente, con mayor control que la dirección de la bisagra, pero tiene la desventaja de un mayor círculo de giro.

Set de herramientas Besiege

El conjunto de herramientas de Besiege es menos intimidante que el del Programa Espacial Kerbal, con un sistema de construcción intuitivo, parecido al LEGO, que le permite forjar el marco básico de su arma de asedio en segundos.

Esto se debe porque no existe tutorial de Besiege. Al principio quizá alguna guía sobre cómo construir un buggy básico, pero eso es todo, mientras que su guía sobre cómo crear un vehículo orientable es en realidad la peor manera de hacerlo.

Afortunadamente, esto no importa demasiado, ya que la mejor y más divertida forma de aprender en Besiege es a través del fracaso. Los diversos objetos y materiales con los que trabajas reflejan la física de la vida real y esto es literal, desde el material hasta la acción reacción que producen los artilugios de fuego y tracción en tu creación de asedio.

La madera puede parecer un material de construcción robusto en teoría, pero cuando se construye una catapulta de tres pisos de altura, los maderos se doblan sorprendentemente.

Cuando mi catapulta se tambalea en su posición como un palmera en tormenta pronto me doy cuenta de que es una buena idea apuntalar las construcciones con refuerzos de metal.

Del mismo modo, si construyes una máquina con una gran carga de armas en la parte delantera, es importante añadir lastre en la parte trasera, de lo contrario se volteará en el momento en que cambies de marcha hacia atrás.

Besiege está en su mejor momento, fomenta la creatividad, presentándote un problema que puede ser resuelto de múltiples maneras.

 

El juego de herramientas cuenta con una amplia gama de objetos.

Además de todas las armas con las que puedes adornar tu máquina, hay cuerdas y cabrestantes para construir grúas, hélices y alas para construir máquinas voladoras, incluso herramientas para la automatización y la programación rudimentaria.

Besiege también te permite ajustar los parámetros de estos objetos al nivel de profundidad adecuado, ajustando la “velocidad” de las ruedas, la potencia de los cañones y asignando acciones a las teclas individuales.

Aunque el título implica un enfoque en la destrucción de las fortificaciones, los objetivos a los que te enfrentarás en la campaña son mucho más variados que eso.

Un nivel podría requerir que cortes los cultivos de un granjero, mientras que otro podría implicar el robo de un cristal de un grupo de druidas.

De esta forma, te empuja constantemente a inventar nuevos artilugios. Besiege también tiene una buena línea de humor, desde los tontos ruidos de trompeta que hacen los heraldos hasta la forma en que las unidades enemigas saltan de un lado a otro como si estuvieran siendo movidas por un niño gigante invisible.

Problemas complejos requieren soluciones simples

Besiege está en su mejor momento cuando fomenta la creatividad, presentándote un problema que puede ser resuelto de múltiples maneras.

Los niveles que requieren que construyas un tipo específico de máquina (particularmente máquinas voladoras) tienden a ser más frustrantes.

En algunos niveles, la caja delimitadora del espacio de construcción está deliberadamente restringida, empujándote en una cierta dirección de una manera que encuentro molesta.

Afortunadamente, también puedes salvar las máquinas que te gustan especialmente y cargarlas más tarde.

Esto te permite establecer una serie de planos que puedes modificar para adaptarlos a un puzle, útiles para resolver rápidamente desafíos de construcción específicos.

 

 

Pequeñas desventajas

Hay un par de otros asuntos menores. Estaría bien si pudieras hacer clic y arrastrar trozos de madera como lo harías en el Planet Coaster.

Esto no sólo haría más rápida la construcción, sino que también facilitaría la edición de los artilugios, ya que podrías ajustar los tamaños sin tener que borrar y luego reconstruir secciones enteras de tu máquina.

La cámara también puede ser a veces muy quisquillosa, sobre todo cuando intentas alinear tomas o trabajar en la parte inferior de tu máquina.

Sin embargo, para un juego que cuesta 10 dólares, hay una oferta impresionante aquí. La campaña te mantendrá ocupado durante 10-20 horas dependiendo de lo eficiente que seas como constructor, mientras que el editor de niveles ofrece un potencial creativo ilimitado.

También tiene una fuerte comunidad multijugador, que se puede jugar tanto de forma cooperativa como competitiva en lo que esencialmente equivale a las guerras de robots medievales.

Si eso no te convence de Besiege, no estoy seguro de qué nada lo hará.

Gamers del mundo somos mousegamer.club, dale play y síguenos!

Cerrar menú